Salma y Enon de Lainey Del Mar

MORGANA de Lainey Del Mar
MORGANA de Lainey Del Mar
SIRA DE LAINEY DEL MAR
SIRA DE LAINEY DEL MAR
ALEK de Lainey Del Mar
ALEK de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DE LAINEY DEL MAR
DE LAINEY DEL MAR

Aaron de Lainey Del Mar

Hada de Lainey Del Mar

HIRSI DE LAINEY DEL MAR
HIRSI DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
ARÓN
ARÓN
NAYRA
NAYRA
CLOE
CLOE
♥

Desungulación

 

 

¡NO LE CORTES LOS DEDOS!

 

 

 

Léalo todo si es necesario para que comprenda que no es un "corte de uñas" sino una complicada operación quirúrgica de amputación de falanges muy dolorosa y su gato tendría para siempre muchos problemas tanto físicos como psicológicos y posibles problemas de comportamiento.

 

 

 

 

 

 

 

El proceso de desungulación u oniquectomía consiste en la eliminación definitiva de las uñas del gato a través de una operación quirúrgica. Así, se amputa la última falange de los dedos, que es la base del tendón retráctil y lugar de nacimiento de la uña, por lo que las uñas retráctiles del gato desaparecen para siempre.

Es, por tanto, una intervención agresiva y para nada agradable para el gato, que se verá privado de una de sus herramientas más preciadas, necesarias y características.

EL GATO Y LAS UÑAS

 

Las uñas son una de las herramientas más importantes para los gatos en su vida diaria. Las usan para rascarse, jugar, escalar, defenderse y cazar y, en general, para casi cualquiera de las actividades que realizan diariamente. Por ejemplo, para estirar sus músculos y espalda, las uñas ejercen una importante función al clavarse en las superficies, permitiendo el estiramiento.

Por otro lado, arañar es una función que está íntimamente ligada a la naturaleza del gato y que realiza con diversos fines a lo largo del día, como liberar estrés, marcar su territorio o simplemente ejercitarse.

La desungulación afecta, pues, a muchos aspectos en la vida diaria del gato, incluido el acto de caminar. Al andar, toda la superficie de la garra del gato entra en contacto con el suelo.

Al amputarse el extremo de la garra, como ocurre durante la desungulación, el gato se ve obligado a modificar su postura corporal y su forma de caminar.

En algunas ocasiones, la desungulación puede ser causa de cojera e incluso de malformaciones si la uña sigue creciendo de forma irregular.

Un gato desungulado puede frotar su pata a lo largo de un rascador y dejar su olor, pero pierde el ejercicio de la parte superior de su cuerpo que sólo puede ejecutar flexionándose y estirándose contra la resistencia de las uñas ancladas. No ser capaz de ejecutar un saludable rascado cada día se cobra un precio.

Los hombros y la parte superior de la espalda de un gato desungulado se debilitan gradualmente, puesto que arañar es la principal actividad que los mantiene fuertes.

La experiencia completa de arañar (el ejercicio, el impacto visual, el sonido de las uñas rascando) es un potente relajante para un gato. No se puede predecir cómo reaccionará cada individuo al serle negada esta estupenda fuente de alivio para el estrés.

Un gato puede desarrollar problemas de agresividad para el resto de su vida; otro podría estar bien aparentemente, hasta que tenga que enfrentarse a una situación de estrés. Un gato que araña es un gato feliz. La desungulación interfiere profundamente con este comportamiento central de los gatos.

El gato se ve obligado a modificar su postura de acuerdo con este cambio. Verse forzados a caminar de forma antinatural puede causar tensión en las patas y dolor a largo plazo. El dolor puede crecer gradualmente, y agravarse si el gato padece sobrepeso. Un gato no puede decirte directamente que le duele la pata. Sólo te darás cuenta cuando empiece a evitar usar la bandeja higiénica.

Las patas doloridas con las que no apetece escarbar en la arena pueden ser una razón por la que los gatos desungulados son más propensos a evitar las bandejas higiénicas (el estrés acumulado por la imposibilidad de arañar puede ser también un factor importante, dado que el estrés está implicado en la mitad de los problemas relacionados con el tracto urinario).

“Las garras recortadas pueden causar también dolor en otras partes del cuerpo del gato. Los dedos permiten que el pie se apoye en el suelo en el ángulo preciso para mantener pierna, hombro, músculos de la espalda y articulaciones en la alineación correcta.

La eliminación de las últimas falanges de los dedos altera drásticamente la configuración de los pies y hace que la pata se apoye en el suelo en un ángulo antinatural que puede causar dolores de espalda.

La oniquectomía se considera una mutilación, ya que extirpa nada menos que 10 falanges.

 

Es un proceso quirúrgico muy doloroso, en el que se espera que se presenten complicaciones en más del 50% de los casos:

 

En el postoperatorio, dolor muy intenso y hemorragia

 

Entre las complicaciones tardías: recrecimiento de la uña, fístulas, neuropraxia o parálisis radial, infecciones, dehiscencia, necrosis tisular (por vendajes mal colocados), cojera persistente, cambios en la estación (pasa de digitígrado a palmígrado)

 

En caso de generar dolor crónico, éste suele ser neuropático por lo que su tratamiento es diferente y la respuesta al mismo es pobre en la mayoría de los casos.

  

 

La educación durante la etapa de cachorro es la más limpia y eficaz de las alternativas. Así, podemos enseñarle donde puede y donde no puede arañar, poniendo a su disposición rascadores verticales y horizontales y diversos juguetes para que puedan arañar libremente. Es aconsejable premiarle con alguna golosina cuando utilicen estos utensilios.

El corte de uñas periódico también puede ser una alternativa eficaz a la desungulación. Para ello, deberemos cortar solo la punta de la uña con mucho cuidado de no cortar la pequeña vena que está dentro de la uña. Si optamos por esta posibilidad, es aconsejable comenzar desde edades tempranas a cortarle las uñas, para que se acostumbre más fácilmente. El corte de uñas suele llevarse a cabo cada semana o cada 15 días. Si nuestra mascota no se deja cortar las uñas, podemos acudir a la clínica veterinaria, pero la mayoría de los gatos se acostumbran cuando se les hace desde pequeños.

En gatos extremadamente agresivos, gatos que conviven con personas enfermas que no coagulan bien la sangre (pueden tener complicaciones graves si el gato les araña) o gatos que conviven con niños. En todos estos casos, además del rascador, existe la opción de poner unas fundas a las uñas del gato. Esto se hace “pegando” a la uña una funda que impide que el gato pueda hacer daño. Una vez cogido el truco y acostumbrando al animal, son fáciles de utilizar. No olvidemos también que la convivencia con gatos y niños/enfermos/ancianos/humanos en general debe ser recíproca y han de educarse a las personas para el contacto con gatos (saber cuándo tocarlos o no, no molestarles indebidamente…) lo mismo que hay que educar al gato.

  En prácticamente todos los países donde los gatos son animales de compañía, desungularlos es ilegal o está efectivamente prohibido.

Si los dueños de los gatos jamás pidieran una desungulación, un gran número de veterinarios dejarían de hacerlo con mucho gusto.

Ningún veterinario que ame mínimamente a sus pacientes debería practicar esta operación o el veterinario solo mira por su dinero. Ya son muchos los países que tienen prohibido por ley desungular y en muchos contratos de venta en criaderos o de adopción en protectoras hay clausulas que prohíben esta operación.

Países en que está prohibida la desungulación: Inglaterra, Escocia, Gales, Italia, Francia, Alemania, Bosnia, Austria, Suiza, Noruega, Suecia, Países bajos, Irlanda, Dinamarca, finladia, Eslovenia, Portugal, Bélgica, Brasil, Australia, Nueva Zelanda, Yugoslavia, Malta e Israel.

Y espero que la lista se extienda a cada rincón del mundo.

 

DESUNGULAR = AMPUTAR:

 

La desungulación es una operación quirúrgica seria.

 

Se suministra al gato anestesia general, dado que el dolor sería una total tortura sin ella.

 

Se coloca un torniquete alrededor de la primera pata a desungular.

 

El veterinario entonces ejecuta una serie de diez amputaciones.

 

Cada amputación elimina la uña y el hueso en el que ésta se encuentra firmemente enraizada.

 

Se secciona el tendón y el ligamento que sostienen cada uña.

 

Y se corta el tejido blando y la carne que rodean la zona.

 

Una vez desungulado las uñas retráctiles que habría utilizado el gato a lo largo de su vida para rascarse, jugar, caminar y defenderse yacen amontonadas sobre la mesa, esperando a ser tiradas a la basura.

 

La operación de desungulación no siempre termina sin percances.

 

Las complicaciones de esta amputación pueden ser un dolor atroz, daño al nervio radial, hemorragia, huesos astillados que impiden la curación, y un doloroso crecimiento de las uñas deformadas hacia dentro de la garra que ya no es visible.

 

Algunas complicaciones requieren una segunda operación (anestesia y cirugía).

 

Incluso si la operación transcurre sin percances, el dolor y la angustia a los que se ve sometido el gato cuando despierta son atroces.

 

la cantidad de operaciones de desungulación con efectos secundarios es muy grande: casi la mitad de ellas surten con complicaciones post operatorias, ya sean físicas (infecciones en las falanges, problemas articulares u óseos, problemas al andar, problemas en los músculos que quedan en desuso e incluso, si no se hace bien, la uña vuelve a crecer de forma aberrante!!!!un espectáculo horroroso) como complicaciones psicológicas.

 

 

El Dr. Nicholas Dodman, Profesor de Farmacología Conductual y Director de la Clínica del Comportamiento en la Escuela Universitaria de Medicina Veterinaria en Tufts, y un especialista internacionalmente conocido en investigación sobre el comportamiento de animales domésticos, explica la desungulación:

La falta de humanidad del procedimiento queda claramente demostrada en la naturaleza de la recuperación de los gatos de la anestesia tras la cirugía. A diferencia de las recuperaciones de rutina, incluyendo las recuperaciones de operaciones de esterilización, que son bastante tranquilas, la cirugía de desungulación termina con gatos rebotando contra las paredes de las jaulas de recuperación por el insoportable dolor. Los gatos más estoicos se hacen un ovillo contra el fondo de la jaula, inmovilizados en un estado de desamparo, presumiblemente debido al dolor abrumador....

 [La desungulación] sirve como modelo de dolor intenso en las pruebas de eficacia de fármacos analgésicos. Aunque se pueden utilizar analgésicos en el postoperatorio, raramente se les suministran, y sus efectos son incompletos y transitorios en cualquier caso, de modo que antes o después surgirá el dolor.”

 

 

 

La tendectomía

 

 

 

La tendectomía es una intervención quirúrgica que consiste en hacer un pequeño corte en el tendón flexor en cada dedo para evitar que pueda “sacar” las uñas cuando el gato lo necesita.

Al cortar este tendón las uñas se quedan guardadas.


Es muy doloroso para el gato ya que, el tendón puede terminar de cortarse y producirle un dolor muy agudo en toda la pata.

Con esta cirugía es necesario seguir cortando las uñas en forma periódica, ya que aunque el gato no podrá sacarlas a voluntad, la uña sigue creciendoe inclusive puede llegar a crecer lo suficiente como para enterrarse en el cojinete plantal o almohadillas al irse curvando. No es aconsejable. 

En su naturaleza, las uñas forman parte del gato, son necesarias para él y lo más importante es enseñarle a usar el rascador desde pequeño para evitar males mayores y sufrimiento para ellos si optan por la cirugía, no lo hagan, piensen en ellos y en que sin una parte importante para ellos dejarán de ser gatos felices, sin contar con las consecuencias ya mencionadas y dolorosas para él.

 


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
© LAINEYDELMAR 2014 MURCIA DERECHOS DE COPYRIGHT