Salma y Enon de Lainey Del Mar

MORGANA de Lainey Del Mar
MORGANA de Lainey Del Mar
SIRA DE LAINEY DEL MAR
SIRA DE LAINEY DEL MAR
ALEK de Lainey Del Mar
ALEK de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DE LAINEY DEL MAR
DE LAINEY DEL MAR

Aaron de Lainey Del Mar

Hada de Lainey Del Mar

HIRSI DE LAINEY DEL MAR
HIRSI DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
ARÓN
ARÓN
NAYRA
NAYRA
CLOE
CLOE
♥

 

La llegada a casa

Del gatito

 

 

 

 

 

La llegada del gatito a casa.

 

Cuando el gatito se separe de su mamá y sus hermanitos y del ambiente donde nació, se encontrará quizás un poco triste o asustado.

 

Sea paciente, acarícielo y háblele con cariño.

 

La capacidad de encariñarse con el amo, depende de lo que éste haga para merecer ese cariño. Con el gato no sucede como con el perro, animal dispuesto a querer a cualquier amo, aunque sea malo. El amor del gato debe ser ganado, y se encariña realmente con las personas que lo tratan bien, le dan su alimento y abrigo, siendo capaz de amar a su dueño con gran intensidad.

 

Tenga preparado su cajón de arena, a mi la que más me gusta es la arena absorbente que me hace muy fácil la limpieza ya que se absorben los líquidos inmediatamente formándose pequeños aglomerados muy fáciles de recoger y dejar el resto de la arena limpia, evitando así malos olores.

 

Su bebedero y comedero, con la comida que haya estado comiendo para evitar cambios bruscos que le puedan hacer daño en el estómago provocándole diarrea, si decide cambiar a otro vaya mezclándolo poco a poco hasta llegar a hacer el cambio por completo.

  

Le gustará jugar, si no tiene ningún juguete especial, con una bola de papel puede disfrutar durante mucho tiempo.

 

Peine o cepillo.

 

Un cojín donde pueda sentirse cómo y tranquilo, al principio quizás quiera estar “protegido” en un lugar “seguro”, alejado de corrientes de aire, más intimo, poco a poco irá acercándose más hasta que la confianza sea total y esté siempre a su lado.

  

Un rascador para gatos, si el gatito decidiera arañar su sofá o mueble, cójale y llévelo hasta el rascador desde el principio para que sepa donde debe desgastar sus uñas, lo aprenderá enseguida.

Los gatos deben acostumbrarse a afilarse las uñas en el rascador desde pequeños, y nosotros podemos ayudar haciendo que sus patas dejen sus olores impregnados en la estructura del rascador.

(para aquellos que no aprendieron desde pequeños: frotar un trapo limpio entre los dedos del gato, por sus bigotes o por su cara y luego frotar ese trapo en el rascador).

Un rascador grande con plataformas es algo muy atractivo para cualquier gato, pero ha de ser estable (si se sube y se tambalea, no les gustará usarlo). Si no tenemos espacio en casa para uno grande, podemos coger uno pequeño pero que tenga la altura suficiente para que el gato se afile estando de pie.

 

MALTA para evitar que se le hagan bolas de pelo:  

 

Las bolas de pelo, conocidas como bezoares, tricobezoares o pilobezoares son cúmulos de pelo que se acumulan en el tracto digestivo al tragar su propio pelo.

Llega a constituir un verdadero cuerpo extraño en el aparato digestivo, que se produce al lamerse el pelaje durante sus frecuentes aseos diarios, ya que la lengua de los felinos, debido a la rugosidad de sus papilas gustativas, se convierte en un cepillo que arrastra los pelos muertos. De esta forma, van tragándose el pelo muerto, que mezclado con la comida, forma las bolas en el estómago.

 

Estas bolas, localizadas a nivel gástrico, provocan un malestar importante en el gato y si son pequeñas por lo general, terminan siendo expulsadas con uno o varios vómitos.

 

La situación se complica, cuando estos bezoares, constituidos por masas compactas de pelo, atraviesan el píloro y se dirigen al intestino delgado. Ya aquí, pueden seguir causando vómitos, pero no son expulsadas.

 

Si no son demasiado grandes, pueden continuar su camino por el intestino, y luego ser eliminadas con las heces, con mayor o menor dificultad, y se hace realmente grave, cuando estas bolas se hacen demasiado grandes, quedando retenido en la luz intestinal, sobretodo a nivel de la segunda porción del intestino delgado.

 

En esta situación, se produce un estado de malestar general en el animal, que puede culminar en una pérdida total del apetito y de las funciones intestinales, ocurriendo una oclusión intestinal, que si no es resuelta quirúrgicamente, para liberar el paso a este nivel, tiene como resultado la muerte.

 

 

Suero fisiológico, toallitas sin alcohol, o gasas estériles para la limpieza diaria de sus ojos.

Ver apartado de aseo del gato persa y limpieza de ojos.

 

Trasportín. Al sacarlo del ambiente que le es familiar, el gato se asusta con mucha facilidad, y puede escapar del control de su amo, por lo tanto no debe ser sacado en brazos o metido en un contenedor de emergencia, como podría ser una caja de cartón. A un gato asustado no se le puede sujetar con las manos, y consigue salir de cualquier caja que no tenga un cierre de seguridad. Por lo tanto, cuando tenemos un gato debemos adquirir una cesta de mimbre o jaula especial, que es la adecuada frente a la imprevista necesidad de transportarlo fuera de casa.

 

 

 

 

 

 

 

¿Quién le pone el cascabel al gato?

 

 

Es más que posible que el primer contacto del felino con esa pequeña y característica bola ruidosa no sea bienvenido, dado que el gato es un ser vivo que disfruta con la tranquilidad, la paz y el sosiego, por lo que un sencillo ingenio de tintineo agotador no encaja de buena manera en su estilo de vida e interfiere en su equilibrio auditivo.

 

 

 

Fábula del dicho:

 

Habitaban unos ratoncitos en la cocina de una casa, cuya dueña tenía un hermoso gato, tan buen cazador, que siempre estaba al acecho.

Así, pues los pobres ratones no podían ni asomarse a sus agujeros, aún en el silencio y oscuridad de la noche, temerosos de los zarpazos de su terrible enemigo. No pudiendo vivir de ese modo por más tiempo, pues no tenían nada que roer para alimentarse, se reunieron un día para lograr un medio de salir de tan espantosa situación.

- Yo os diré lo que hay que hacer -

dijo un joven ratoncito.

- Atemos un cascabel al cuello del gato, y como entonces, al andar, hará retiñir su colgajo, sabremos el lugar en que se halla.

Tan ingeniosa proposición hizo revolcarse de gusto a todos los ratones, riendo a carcajadas. Pero un ratón viejo, bastante marrullero, observó con malicia:

- Muy bien, pero, ¿quién de vosotros le pone el cascabel al gato?

 

 

 

Lo que significa, tener el valor para enfrentarse a una situación difícil o peligrosa.

 

CUIDADO!!!
CUIDADO!!!

 

 

SENCILLOS JUGUETES DE GRAN UTILIDAD

 

En sus garras tienen unas glándulas que emiten un olor que deja su marca distintiva en el objeto arañado.

 

El gato considerará la zona arañada como su propiedad, y actuará sobre ella como tal.

 

Además si el gato no puede hacer suficiente ejercicio que desgasten sus uñas, necesitará afilarlas de esa manera.

 

Su instinto les pide desgarrar y deshilachar, y necesitan hacerlo.

 

Un gato debidamente cuidado y educado, no tendrá costumbre de arañar los objetos de su dueño.

 

El gato necesita disponer de tablas o troncos para arañar, y con una educación persistente se le debe enseñar a no usar ningún otro objeto para afilar sus uñas.

 

Además debe estar en el lugar adecuado. En vista de que los gatos arañan para marcar su territorio, este poste o arañador, debe situarse en un lugar importante para él. Si coloca este poste por ejemplo en la sala, donde él suele ir a arañar, tendrá más éxito en lograr que lo utilice.

 

Hay disponibles en el mercado, arañadores adecuados, y de diferentes características, atractivas para nuestro felino, y en última instancia, pueden ser fácilmente elaborados por nosotros mismos.

 

Con un tubo al que le rodeo hilo de pita y una base pesada para que sea estable consigo un rascador con el que no solo se afilan las uñas manteniendo mis muebles a salvo sino que juegan durante muchísimo tiempo y haciendo así un ejercicio muy importante en todos los gatitos.

 

Antes de terminar de rodear todo el tubo con el hilo de pita le pongo unos alambres fuertes que luego forro con lana y de esos alambres (a los que les doblo las puntas y rodeo con más lana) cuelgo los juguetes.

 

Con bolas de juguete y otros pequeños juguetes que no se desmonten en más piezas pequeñas que pudieran perjudicarle, e incluso un tapón grande de una botella, ellos se entretendrán y se divertirán con muy poco.

 

 

Rascador casero
Rascador casero
Conocer el rascador desde pequeñitos.
Conocer el rascador desde pequeñitos.
Entre las patas guarda un ratoncito de juguete.
Entre las patas guarda un ratoncito de juguete.

 

 

 

 

 

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO

 

El ejercicio es vital para mantener un correcto estado de salud, por lo tanto el juego aporta salud.

 

Los felinos caseros pueden padecer de estrés y ansiedad.

 

El felino combate estos efectos no deseables de su vida sedentaria en casa, de varias formas, entre ellas con el acicalado, que aporta calma y relajación, pero también utiliza el juego, que permite que la curiosidad innata del gato no se vea afectada por la depresión y la letargia de una vida en un entorno cerrado.

 

El gato necesita estímulos, si no los tiene, deberá buscarlos bien sea, atacando los pies de su dueño, sus manos o mirando pájaros a través de los cristales.

 

El juego aporta estímulos, y le permite cambios y nuevos escenarios en su rutina diaria. 

 

El juego proporciona al gato, bienestar general.

 

El juego preferido de los gatos es perseguir objetos y practicar sus habilidades de caza, si éstos no existen, o no se les ofrecen, ellos se los buscan o los inventan.

 

Cuando un gato no dispone de estímulos de juego, si no tiene que perseguir, acechar y cazar, pueden aparecer problemas, presentando muchas veces problemas de conducta inadecuada, que puede llegar a ser agresiva, lo cual es fácil de solucionar, aportando mas momentos de juego al felino.

 

Conociendo su nuevo rascador.
Conociendo su nuevo rascador.

 

 

 

CONSEJOS DE ROYAN CANIN

 

Todo lo que ocurra durante la etapa de crecimiento del gatito tendrá una repercusión importante en su vida adulta, por eso debemos cuidar todos los detalles para garantizarle una buena calidad de vida.

 

El gatito debe ser revisado por el veterinario como primera pauta fundamental, tanto antes de la llegada al hogar, en su proceso de vacunación, así como hasta que pase de la fase de cachorro a adulto.

 

Una vez en el hogar, debemos dejar claro al animal las principales pautas: las higiénicas, tanto en lo referente al uso de su bandeja de lecho absorbente, como a las rutinas de cepillados, limpieza de ojos y orejas, supervisión del estado de dientes, etc..

 

Para todo ello, tendremos paciencia, y no pretenderemos, “de golpe”,conseguir que se deje cepillar, cortarle las uñas, limpiarle las orejas, esto se debe lograr con paciencia y poco a poco. Quizás el primer día de la rutina de cepillado sólo debamos acariciar con el cepillo en nuestra mano, pero sin usarlo, para que acepte el cepillo como algo normal.

 

Para facilitarle el uso correcto de la bandeja con el lecho absorbente debemos tener en cuenta que lo más importante no es el tipo de bandeja (que por supuesto debe ser acorde con el tamaño del gato y con el número de gatos en casa), sino el emplazamiento de la misma: un lugar tranquilo, sin demasiado tránsito ni ruidos, de fácil acceso, un lugar “intimo” y alejado de la comida, del agua, y de posibles lugares de descanso del animal.

 

Si acostumbramos al felino joven al buen uso de la bandeja, tendremos la fortuna de no encontrarnos con desagradables sorpresas por el resto de la casa, aunque lo normal es que su instinto les haga ser merecedores de su calificativo más utilizado: son limpios.

 

El corte de uñas es algo que suele desesperar a un gran número de propietarios. Al igual que para el cepillado, no debemos pretender cortar todas las uñas de una vez el primer día. Quizá lo mejor es acostumbrarle primero a tocar y manejar sus patas, después a jugar con ellas con el cortaúñas en nuestras manos y, cuando lo hayamos conseguido, cortar la primera uña. Si lo hacemos poco a poco, será una rutina plenamente aceptada.

 

Por otra parte, y en relación con las uñas, está el uso de rascador como efectivo método para mantener la integridad de diversos muebles de nuestro hogar. Si acostumbramos al animal a su uso desde pequeño evitaremos problemas de convivencia.

 

Para que elija el rascador como zona de “afilado y marcaje” deberemos jugar con el animal utilizando una caña o pluma golpeándola contra el rascador; mediante el juego notará que sus uñas se enganchan de maravilla. Con esta sencilla operación, los olores de sus glándulas sudoríparas y sebáceas (que tienen entre sus dedos) impregnarán el rascador.

 

Estos sencillos métodos conseguirán que el gato utilice el rascador y se olvide de las cortinas o de los sillones. También facilita su uso y su aprendizaje los rascadores con catnip o si los impregnamos con feromonas.

 

Si se trata de un gato de pelo largo, como el Persa, sería conveniente empezar a acostumbrarle al baño desde pequeño, ya que será algo habitual en su vida diaria. Una buena edad para el primer baño es a los 6 meses, cuando el gatito haya completado su vacunación.

 

Y por último, algo fundamental: el juego.

 

Teniendo presente que el gatito puede estar plácidamente descansando entre 18 y 20 horas al día, es lógico pensar que “algo” de ejercicio y juego ha de ser necesario para su desarrollo físico y “mental”.

 

El juego, y el ejercicio que conlleva, es vital para mantener un correcto estado físico y psíquico en el gato, ya que se mantendrá más en forma y evitaremos la aparición de estrés por inactividad (el juego actúa como “ansiolítico natural” ya que permite que la curiosidad innata del gato no se vea afectada por “el aburrimiento” de una vida en un entorno cerrado).

 

Si fomentamos que nuestro gatito juegue de forma adecuada (por ejemplo nunca jugar con nuestras manos, sino con juguetes) evitaremos que ataque nuestros pies, que se convierta en un gato mordedor o que realice comportamientos no deseados. El juego aporta estímulos y permite al gato cambios y nuevos escenarios en su rutina diaria.

 

 

 

La socialización

 

El periodo de socialización comprende desde la adquisición de la locomoción hasta el momento en que empiezan a ser independientes.

 

Cronológicamente va desde las dos semanas de edad hasta los dos meses.

 

Es fundamentalmente durante este periodo cuando se desarrolla el apego interespecífico, es decir, hacia otras especies, entre ellas la humana. Aún cuando las bases hayan podido establecerse durante el periodo de transición, durante esta fase el criador deberá manipular a los gatitos en un contexto positivo.

Lo ideal es acostumbrarlos a varias personas de distintas edades y de ambos sexos a fin de que estén preparados para cohabitar con cualquier tipo de persona o con otros animales (en particular, los perros).

 

Adquisición de autocontroles

 

También durante este periodo el gatito debe adquirir su capacidad de autocontrol (dejar de jugar, controlar la mordedura y los arañazos). En parte, este fenómeno lo dirige la madre, que debe intervenir y regular las fases del juego. El castigo puede efectuarse de maneras diferentes (zarpazos sobre el vientre, manotazo en la nariz, inmovilización del gatito...)

Si la madre es demasiado tolerante y no interacciona con sus gatitos, estos no podrán adquirir estas capacidades de autocontrol. Las consecuencias de una permisividad materna excesiva son múltiples: da lugar, sobre todo, a gatitos “mordedores y arañadores”, en los que la inhibición de la mordedura está totalmente subdesarrollada.

 

En los casos de gatitos huérfanos o si la madre no cumple con su función reguladora, será el propietario quien tenga que establecer estos límites.

 

El desarrollo del apego secundario, sobre todo hacia el ser humano, es importante para la vida futura del gatito. Ciertas manipulaciones cotidianas, denominadas handling, permiten acentuar el apego futuro del gato hacia el ser humano.

 

Se trata de multiplicar los contactos con el gatito durante el periodo de socialización: tomarlo en la mano, acariciarlo, hablarle entre cinco y cuarenta minutos al día por lo menos. Si esta manipulación la realiza el propio propietario, el apego se efectuará más fácilmente hacia una persona.

 

Si el gatito que está destinado a vivir dentro de una familia, es necesario que la manipulación la efectúen dos o tres personas distintas, preferentemente de distinto sexo. Si la gata es temerosa, es preferible realizar las manipulaciones fuera de su presencia.

 

Aprendizaje y enriquecimiento del medio

 

Durante este periodo, el gatito establece su umbral de homeostasis sensorial: memoriza los acontecimientos a los que se enfrenta y se acostumbra a ellos. Si el umbral de homeostasis es demasiado bajo, el gatito no soportará los estímulos de la vida diaria, que interpretará como agresiones.

 

El medio donde viven los gatitos debe permitirles integrar el conjunto de futuros estímulos a los que se verán expuestos.

 

Durante la fase de socialización, el propietario debe obligarse a enriquecer el medio en el que viven los gatitos para desarrollar el umbral de homeostasis sensorial. Bajo este término de «medio enriquecido» se oculta simplemente el hecho de criar a los gatitos dentro de un entorno físico, sensorial y relacional diversificado. Todos los estudios han demostrado que es interesante que los gatitos tengan a su disposición, aunque sólo sea durante algunos minutos al día, objetos diversos (pelotitas, bolsas de papel fuerte, cajas de cartón...), elementos lo suficientemente grandes para que puedan esconderse en ellos, así como un universo sonoro variado (televisión, juegos y gritos de niños, música...).

 

Fuente : http://www.elgatoencasa.com/default.cfm?id_pagina=329&seccion=Desarrollo-del-gatito

 

 

Consejos:

 

Cuando el gato llega a casa por primera vez debería estar en una única habitación para que pueda comenzar a conocer su entorno sin estresarse, evitar que se asuste y se esconda, poco a poco querrá ir reconociendo el resto, pero en un principio, tanto para la localización de la comida, la confianza para comer, el arenero y su utilización y conocer a su nueva familia mantenerlo a su lado en la habitación donde suelen estar, con sus juguetes, cama y todo lo necesario.

 

La comida y agua deben estar alejados unos metros para evitar que no coman o dejen de utilizar el arenero ya que los gatos no harán sus necesidades donde está la comida.

 

Si ocurriera que deja de usar el arenero es síntoma de que algo va mal, de que el gatito quiere decirnos algo que le inquieta, le asusta, no le riña, intente averiguar qué le ocurre.

 

 

 

 

Coja siempre a su gatito con cariño, acarícielo suavemente, que nunca se sienta retenido por la fuerza, que sienta confianza y tranquilidad, dejarle con suavidad en el suelo, hablarle con cariño, todo esto será muy positivo para su comportamiento futuro, un gatito relajado y confiado que querrá estar a su lado siempre.

Quizás mis vecinos piensen que estoy loca, pero les hablo constantemente, les digo lo guapísimos que son, mientras los limpio les hablo, les hago preguntas y me maullan como si me contestaran, prestan atención a cada uno de mis movimientos y si paro con la pata me dan el aviso de que para ellos no hemos terminado la conversación, cuando se suben sobre mi y antes de acomodarse esperan esas palabras de cariño, me dirijo a uno y a otro para que no sientan que alguno es menos mientras les acaricio y si quieren descansar respetar su sueño es importantísimo para su salud y crecimiento.

 

Otros momentos son para el juego, sus movimientos nos hacen diferenciar si es para la tranquilidad o es para el juego, o para darle su espacio y dejarle tranquilo, su cuerpo es expresivo, debemos respetarle y darle lo que necesite en cada momento, le hará un gatito feliz y equilibrado.

El gatito tiene dos fases distintas de ritmo de sueño:

 

Sueño profundo: hasta las 8 semanas se encuentra en estado de sueño profundo y permanente, fase durante la cual las hormonas indispensables para el crecimiento serán secretadas. A los dos meses, la duración del sueño disminuye y el gatito alterna el sueño ligero con el sueño profundo.

 

Sueño ligero: Desde los 2 meses, el ritmo de sueño evolucionara progresivamente hacia el del gato adulto, es decir, un promedio de 16 horas por día, repartidos en varios periodos a lo largo de la jornada. Durante esta fase de sueño ligero, el gatito dormita, pero permanece atento al menor ruido. Este primer sueño ligero suele ser seguido de un sueño profundo en el que el gatito se relaja completamente.

 

 

Importante: se recomienda no despertar nunca a un gatito durante el sueño profundo a fin de no alterar su crecimiento.

 

 

 

 

La vejez del gato


Un gato entra en la vejez a los 8 años aunque según hayan sido sus condiciones de vida, el proceso degenerativo propio de la vejez puede retrasarse y hay gatos que no presentan síntomas de envejecimientos hasta los diez años.

El número de gatos por encima de los 10 años está aumentando progresivamente en la última década debido a las mejoras en los cuidados, la atención veterinaria y una mejor nutrición.


En la vejez del gato la musculatura tiende a atrofiarse y perder tono muscular por lo cual se reduce la agilidad y movilidad de los gatos. En consecuencia, de manera paulatina puede producirse una rigidez de las articulaciones.


Los problemas en la boca son frecuentes debido al acumulo de sarro e infecciones de las piezas dentales lo cual disminuye el apetito. A esto puede unirse el hecho de la disminución del sentido del olfato y del sabor.


La función del estómago y de los intestinos también disminuye produciéndose disminuciones en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes con lo cual muchos gatos pierden peso.

 

También puede disminuir el peristaltismo o motilidad de los intestinos y aparecer tendencia al estreñimiento.

 

El sistema inmunitario o defensivo de los gatos también se ve afectado por el envejecimiento disminuyendo su capacidad para defenderse de ciertas infecciones o enfermedades con lo cual los gatos ancianos son más susceptibles a sufrir ciertos tipos de infecciones y enfermedades.

 

Les crecen más las uñas y al ser menos activos las desgastan menos por lo que se deben revisar y cortar frecuentemente para evitar problemas en las almohadillas.

El comportamiento también puede sufrir variaciones en cuanto a las pautas y horas de sueño, la ingesta de agua y la disminución del tiempo que los gatos dedican a limpiarse o acicalarse.

 

Muchos gatos de edad avanzada tienen el pelo en mal estado los cual les hace menos resistentes al frío y la humedad. Es importante ayudar a estos gatos al cuidado de su pelo y de su piel por ejemplo cepillándolos más a menudo.

 

Cuidados preventivos en geriatría


Es muy importante realizar visitas de control o chequeo con mayor frecuencia de la habitual en gatos geriátricos. Especialmente en gatos ya de edad muy avanzada se aconseja una visita de control cada 6 meses.

El veterinario clínico inspeccionará con especial atención la boca y los dientes, el corazón y pulmones, los ojos y el abdomen.

Ante cualquier anomalía o en ocasiones como rutina se pueden hacer análisis sanguíneos muy sencillos para comprobar la función de los riñones, los niveles de azúcar y otros parámetros útiles para una determinación rápida y sencilla del estado de salud del gato.


Se aconseja seguir con las revacunaciones con la frecuencia habitual exceptuando el caso que el gato sufra alguna enfermedad en la cual la vacunación pueda ser perjudicial.

Es especialmente importante continuar con las desparasitaciones internas y externas en los gatos ancianos.

 

Cambios en la nutrición


Generalmente los gatos viejos beben menos cantidad de agua y es preferible aumentar el contenido en agua de su comida. El acceso al agua debe ser siempre ilimitado. La cantidad de proteínas de la dieta puede restringirse ligeramente ya que los animales viejos no necesitan tanta proteína y las grasas deben reducirse también para evitar problemas de sobrepeso.

En algunas enfermedades el veterinario prescribirá dietas con fórmulas específicas para cada una de ellas, especialmente en enfermedades renales, digestivas y hepáticas.
Si bien es conveniente vigilar siempre la salud de nuestras mascotas, cuando éstas llegan a la vejez, debemos aumentar aún más el control de su estado físico y acudir al veterinario de manera más frecuente.


Éstas son las enfermedades más comunes que se dan en los gatos de edad avanzada:

Enfermedad intestinal inflamatoria, problemas dentales, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales y pancreáticas, obesidad, anemia, lipidosis hepática secundaria, cáncer, hipertiroidismo, hipertensión y hepatopatías, entre otras.

No hay que olvidar administrar las vacunas correspondientes a la edad del felino. Es necesario vacunar a los gatos mayores contra FVRCP, rabia, clamidiasis, bordetelosis y leucemia felina.


Controlar el peso y el contagio de parásitos. En las edades más avanzadas, debemos vigilar el peso de nuestra mascota, aunque el hecho de que adelgace no tiene por qué significar que tenga problemas de salud. También hay que controlar la aparición de parásitos, ya que pueden provocar infecciones más peligrosas que las que pueda sufrir un animal joven.


Un examen de las deposiciones del gato nos permitirá saber si tiene algún tipo de gusano parasitario, que se elimina con medicamentos que nos proporcionará el especialista en salud animal.


También vigilaremos su apetito, si tiene tos persistente, los olores anormales, y la piel -bultos o úlceras que no curan-, ya que pueden alertarnos de infecciones o enfermedades.


Cuidar su alimentación.

Mimar la dieta de un gato viejo puede ser clave para mejorar los problemas de salud inherentes a una edad avanzada. Un buen método es darle muchas raciones pequeñas de comida, pero regulares. Si el gato padece hipertiroidismo, se requiere incrementar el contenido energético de las comidas, ya que suelen perder peso.

En cuanto a la salud dental, la higiene oral es esencial durante toda la vida del minino para evitar que los dientes se le caigan por la acción del sarro.

Los alimentos secos son los más adecuados para que nuestra mascota tenga una buena dentadura, puesto que este tipo de comida elimina los depósitos de suciedad de los dientes.

Si el gato tiene los dientes en mal estado, los alimentos tendrán que ser blandos y estar cortados en porciones muy pequeñas.

Los felinos ancianos pueden descontrolar la temperatura de su cuerpo y, al cambiar su percepción de la sed, padecer deshidratación.


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
© LAINEYDELMAR 2014 MURCIA DERECHOS DE COPYRIGHT