Salma y Enon de Lainey Del Mar

MORGANA de Lainey Del Mar
MORGANA de Lainey Del Mar
SIRA DE LAINEY DEL MAR
SIRA DE LAINEY DEL MAR
ALEK de Lainey Del Mar
ALEK de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DE LAINEY DEL MAR
DE LAINEY DEL MAR

Aaron de Lainey Del Mar

Hada de Lainey Del Mar

HIRSI DE LAINEY DEL MAR
HIRSI DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
ARÓN
ARÓN
NAYRA
NAYRA
CLOE
CLOE
♥

 

  

 

Afectividad

Y

Lenguaje de los gatos 

 

 

 

 

 

 

 

   AFECTO Y FIDELIDAD DEL GATO

 

 

*Ver sección http://laineydelmar.jimdo.com/sección-mi-gato-y-yo/

 

Los mejores momentos vividos con mis gatos.

 

 

 

 

 

En la Universidad de Viena se ha realizado un estudio que confirma que los gatos poseen un grado muy alto de empatía con sus dueñas, sí, en femenino.

 

 

Este estudio ha sido publicado en la revista Behavioural Processes y para llegar a esta conclusión realizaron un análisis de 41 relaciones entre los gatos y sus dueños, tanto hombres como mujeres. Así, pudieron comprobar que las relaciones de los gatos con sus dueñas se puede calificar como de verdadero amor.

 

 

 

Según la coautora del estudio, Dorothy Gracey, esto se debe al comportamiento de la mujer, que tiende a interactuar más con su gato que el hombre y a que también tienen una mayor empatía que los hombres.

 

 

 

Asimismo, ha quedado patente la capacidad del gato para recordar los favores que reciben de sus dueños, de modo que los gatos que son recompensados con caprichos suelen ser capaces de atender mejor las necesidades de sus dueños, en este caso sin una preponderancia muy acusada del sexo femenino.

 

 

 

Está claro que este estudio puede acabar con el mito de que los gatos son seres fríos, que actúan solo por el interés y completamente independientes, lo que es más evidente cuando el dueño es una mujer.

 

 

Royal Canin

 

 

 

 

FIDELIDAD DE LOS GATOS 

 

Artículo realizado por el equipo de redacción de MascotAmigas

 

Los gatos son animales extremadamente sensibles a los sentimientos de los seres humanos; el gato suele encariñarse mucho con su amo y las personas con las que se relaciona a diario, siendo muy afectuoso y compañero.

 

 

El gato adulto rehúye normalmente a los extraños, pero según el carácter, puede familiarizarse rápidamente con personas desconocidas.

 

 

El gato además es un ser sumamente independiente, que no le gusta sentirse controlado, incluso cuando está tranquilamente acurrucado en el regazo de su amo, necesita sentirse libre; si tiene la impresión de que se le está reteniendo, abandonará su posición por cómoda que sea.

  

Necesitan de un cariño discreto, que no resulte opresivo, además necesita ausencia de prohibiciones; éstas serían las "necesidades espirituales" para un felino.

 

Su libertad debe poder manifestarse en el ámbito de lo que el animal ha elegido como su territorio, extenso o limitado, según el caso.

 

El gato acostumbrado a salir a un jardín, o a corretear por el campo, sólo verá satisfecho su deseo de independencia si se le deja salir; el que vive en un apartamento, se sentirá igualmente libre con tal que se le permita moverse a su antojo por donde él está acostumbrado a vivir. . En suma, el felino doméstico necesita sentirse dueño de sus movimientos dentro de lo que él considera sus dominios, ya se trate de una granja en pleno campo, de un chalet con jardín, o un pequeño departamento.

  

El sabio animal, sabe contentarse con su espacio aunque sea reducido, con tal que no se le niegue libertad de movimientos y tenga la posibilidad de disfrutar de una buena compañía humana, ya que los felinos desarrollan un vínculo verdaderamente importante y profundo con su amo.

 

 

El lugar en el que vive felizmente, y la figura del amo afectuoso, se funden en una única identidad, a la que el animal se siente profundamente ligado.

 

 

El animal se une con un profundo sentimiento de afecto a la persona que le da más cariño y asistencia, que no duda en dirigirle de vez en cuando una palabra cariñosa, o en cogerlo en brazos y acariciarlo, evitando hacerlo, cuando el gato rehúye las efusiones.

 

 

CONVIVENCIA CON OTRO GATO 

 

 

Dos o mas gatos domésticos que vivan en la misma casa, pueden hacerse mutua compañía, mas el verdadero vínculo afectivo, lo establece con su amo.

 

 

Es casi seguro que un gato dependiente, acuse la soledad cuando se separe de su dueño, a veces da buenos resultados, proporcionarle otro felino que le sirva de compañía, procurando que el nuevo gato sea un joven cachorro, para que sea más fácilmente aceptado por el gato adulto.

 

 

Cuando dos o más gatos conviven, es normal el lavado mutuo, pues viene de los días en que la madre lamía a sus gatitos, lo cual refuerza la unión entre ellos.

 

 

 

Si a un gato se le impone la presencia de otro felino, puede tener celos, y hasta puede ser que busque de agredir al recién llegado.

 

La intervención del amo en los casos de la llegada del nuevo felino, eliminará el antagonismo, siempre que proceda de forma que no justifique el rechazo del gato más antiguo.

Es decir, el dueño no deberá mostrar preferencias, y ser equitativo en el trato con el gato que ya estaba en el hogar, para eliminar cualquier motivo de disputa entre ambos gatos.

 

 

Normalmente al animal que lleva en casa desde hace un tiempo, le suele costar aceptar al nuevo ya que ve reducido su territorio.

 

Lo mejor que podemos hacer es instalar al nuevo gatito en una zona en la se puedan conocer ambas partes tranquilamente durante una semana (se bufaran, perseguirán…pero es normal y no debemos interferir), y hacer juegos en los que puedan participar los dos y que se puedan compartir con la familia en general para que todos se vayan conociendo.

 

 

Puede también recurrirse a un pequeño truco, que consiste en frotar con un paño limpio al gato residente, y con otro paño limpio, frotar al nuevo, y luego frotar a cada uno con el paño que ha sido frotado el otro, logrando de esta manera, intercambiar olores, permitiendo que cada uno se identifique con el olor del otro.

 

 

Tanto si es un cachorro como si se trata de un adulto, el gato necesitará unos días para adaptarse.

 

Todos los cambios suponen un stress para el animal, que dependiendo de cada individuo, se superará con mayor o menor rapidez.

 

El que más sufre con todo este asunto es sin duda el gato que ya habitaba en la casa, ya que ve alterada totalmente su rutina diaria por un intruso.

 

Al principio dejemos al gato nuevo en una sola habitación y poco a poco podremos alternar la estancia de uno y otro, para que sin llegar a verse, huelan y oigan la presencia del otro animal. Darles de comer a los dos cerca de la puerta que los separa y jugar también cerca de esa barrera, ayudará a que cada uno de ellos relacione al otro gato siempre con cosas buenas y por tanto, se acepten con mayor rapidez.

 

De nuevo habrá que tener paciencia y prestarle mucha atención a nuestro inquilino más antiguo.

 

Hay gatos que se toleran casi sin problemas en unos días, y otros que realmente se enfadan por bastante tiempo.

 

Como mínimo tendremos que contar con 15 días. Las peleas realmente serias, casi siempre, van acompañadas de muchísimo ruido por parte de, por lo menos, uno de los dos gatos. Mientras no haya más que bufidos y no grandes peleas, la situación irá mejorando día a día.

 



GATOS QUE PELEAN:



 



Romper peleas de gatos.



Es probable que necesites disipar alguna pelea entre los
gatos. No metas la mano ni trates de separarlos tu solo. Arrójales chorritos de agua con un atomizador o echa agua sobre ellos desde una distancia conveniente
(para que no se den cuenta de que eres la fuente). Es bueno tener atomizadores por toda la casa para este fin. Como alternativa, los ruidos fuertes, una lata llena de moneditas puede ser eficaz.




 

NUNCA debes golpearlos o perseguirlos con una escoba, eso sólo hará que sean más agresivos y puede destruir permanentemente su confianza hacia ti.

 

Con paciencia y una comprensión clara del comportamiento de los gatos, debes ser capaz de lograr la armonía de tu hogar en un mes o dos.



 

 

 

CONVIVENCIA CON UN PERRO

 

 

El problema es diferente cuando se trata de un perro y un gato.

 

 En este caso el conflicto también puede ser remediado, a menos que se trate de un perro agresivo que demuestre particular aversión por los gatos; sin embargo si se trata de un perro adulto siempre hay que tener mucha prudencia, pues puede suceder que el perro adulto, mate al gatito cachorro.

 

 Como regla general, se tiene que un gato adulto acaba siempre aceptando a un perro que entra a formar parte de la familia siendo todavía cachorro, un gato adulto nunca atacará peligrosamente a un cachorro de perro, aunque puede marcar distancia inicialmente con bufidos.

 

Cuando se trata de gatos y perros que conviven desde cachorros, la proverbial enemistad entre perros y gatos puede eliminarse, y no hay ningún problema en la convivencia, pues se adaptan perfectamente en su trato, siendo grandes amigos y dando muestras de perfecta armonía en sus juegos y vida diaria.

 

 

Debemos tener sujeto al perro con una correa, ya que así podremos reaccionar a tiempo.

 

El gato debe de estar libre en la habitación, para poder huir o esconderse. Si sujetamos al gato, nos exponemos a recibir algún arañazo o incluso mordisco si se asusta y ve que no puede huir para refugiarse. Estará muy asustado al principio.

 

Palabras dirigidas al perro como “El gatito NO”, “Deja al gatito”, con paciencia y tiempo hará que poco a poco el perro tolere al gato a no ser que muestre gran fijación continua que haga peligrar la vida del gatito, en este caso no deberíamos arriesgarnos por más tiempo.

 

Prácticamente cualquier perro debería poder aprender a respetar al gato y dejarle tranquilo.

 

Los gatos adultos podrán hacerse respetar con un apropiado arañazo a tiempo, aunque si persiste, de forma tranquila también le diremos que no y intentaremos calmarle.

 

Siempre que el perro no suponga un peligro, debemos dejarles cuando veamos que ya se van tolerando pero siempre supervisándolos hasta que estemos seguros, que se entiendan entre ellos.

 

Chica y Nami
Chica y Nami
Cala y Nami
Cala y Nami
Butterfly y Dan
Butterfly y Dan
Chica y Pelos
Chica y Pelos
Zale y Anush
Zale y Anush
Wahkan y Anush
Wahkan y Anush
Cala y Morgana de Lainey Del Mar
Cala y Morgana de Lainey Del Mar

 

 

PERSONALIDAD, GESTOS Y LENGUAJE DEL GATO

 

 

Por medio de los movimientos de las distintas partes de su cuerpo y a través de sonidos característicos, nos hacen partícipes de su alegría y felicidad, pero también de los momentos en los que tienen miedo, algo no les gusta o están enfadados por algún motivo.

 

 

No hay dos gatos iguales. Cada cual tiene su propia personalidad.

 

 

Hay gatos nerviosos y hay gatos seguros y confiados. Los primeros suelen ser tímidos e introvertidos.

Los segundos son activos y juguetones.

También existen ejemplares agresivos, aunque normalmente se muestran así para disimular su carácter asustadizo.

 

 

En la forma de ser de un gato influyen dos grandes factores: los congénitos y los educacionales. Y aunque los primeros son muy significativos, no cabe duda de que la forma de criarle resulta más decisiva para entender la personalidad que acabe teniendo de adulto.

 

De ahí la importancia de ofrecer al gato desde su primera semana de vida todo tipo de mimos y caricias, tanto de los dueños como de otros gatos, para crear en ellos un sentimiento de confianza para su desarrollo futuro.

 

 

Feliway imita las feromonas naturales felinas para conseguir aliviar las situaciones de estrés.
Feliway imita las feromonas naturales felinas para conseguir aliviar las situaciones de estrés.

LAS OREJAS Y LOS OJOS NOS HABLAN

  

 

 

El rostro de un gato no es muy dado a las señales ni a los gestos. Todo su poder de comunicación se concentra en las numerosas posiciones que son capaces de adquirir sus orejas y sus ojos.

 

Las orejas de los gatos son de una enorme movilidad gracias a los más de 20 músculos de que están dotadas.

 

El significado de las diversas posiciones de las orejas es muy rico.

 

Si las inclina hacia adelante; puede estar denotando relajación, aunque puede estar explorando el territorio.

 

Unas orejas hacia abajo indicarán agresividad, mientras las plegadas hacia atrás suponen, agresión y/o temor.

Los ojos son también muy expresivos.

 

Un estado de felicidad y placer coincide siempre con una mirada entrecerrada.

 

Todo lo contrario sucede cuando siente miedo; las pupilas se dilatan ostensiblemente.

 

Con un poco de atención a los ojos y orejas (así como bigotes o a la boca), es relativamente sencillo averiguar si

 

el gato está contento (ojos casi cerrados, y orejas hacia adelante),

 

pendiente de su dueño (ojos muy abiertos y orejas hacia adelante),

 

asustado (orejas recogidas hacia atrás),

 

curioso (pupilas dilatadas y orejas hacia adelante),

 

irritado (orejas hacia atrás, pupilas contraídas y bigotes hacia adelante),

 

o agresivo (pupilas dilatadas, y la boca abierta para enseñar los dientes)

 

 

 

 

LA COLA

 

 

Un gato curioso tendrá la cola estirada y con la punta hacia un lado si está tanteando un lugar, aunque también, puede significar que está interesado en algo.

 

Se queda quieto, con las orejas hacia los lados y con los bigotes estirados, así capta todo lo que sucede a su alrededor con más precisión.

 

 

El mejor diccionario es la cola: cuanto más baja, más triste está el minino.

 

Si la mueve rápidamente es que está enfadado y puede mostrarse agresivo,

 

pero un movimiento suave y pausado, es sinónimo de tranquilidad, de que quiere jugar o de que está concentrado en algo.

 

Si la cola está rígida, tendremos que fijarnos en la punta de la misma: si está quieta, el gato quiere algo;

 

si esta recta, está feliz,

 

y si se mueve mucho, está irritado.

 

Hay que tener cuidado cuando el felino arquea e infla su cola pues puede atacarnos.

 

 

 

 

 

 

OTROS GESTOS

A veces un gato se frota contra una persona y envuelve su cola alrededor de las piernas. Está tratando de conocer el temperamento de esa persona, y de saber si es amistosa o no. Es una forma de saludo.

 

Frotando parte de su cuerpo contra objetos y personas.

Con esto marcan esquinas sobresalientes y a las personas y a otros animales con los que conviven, creando un ambiente tranquilizador y de satisfacción gatuna.

Es una forma de reconocerse en el hogar.

Los gatos segregan unas feromonas especiales en la cara y en la base de la cola , que son las zonas que frotan para marcar.

 

 

Amasar con sus patas; si tu gato hace esto, es señal de una absoluta confianza. Esta especie de suave masaje que el gato hace con sus patas delanteras, lo aprende de muy chiquito. Es una manera de estimular las tetillas de la mamá para que salga leche.

 

 

Mueve sus patitas contra tu abdomen y babea.

 

         Cuando un gatito pone sus patitas contra el cuerpo de su dueño y rítmicamente empuja o estira con sus garras, esto es llamado "amasar".

 

         "Los gatos amasan para estar confortables", dice Wilson. "Los gatitos pequeños empujan contra las tetas de su madre para conseguir que baje la leche, y entonces salivan cuando están alimentándose. Aun después de que ya crecieron, los gatos adultos pueden hacer esto con un ser humano, así como lo hicieron de pequeños con su madre." La superficie donde el gato amasa, en la mayoría de los casos las piernas de su dueño, puede recordar al gato a la pancita de su madre.

 

 

Frota su cabeza contra ti.

 

         Tu gato tiene glándulas odoríferas bajo su piel, en su barbilla y alrededor de sus ojos, y cuando se frota contra ti con su carita, te está marcando con su olor y diciendo que eres suyo. "Es un comportamiento de marcación así como una señal de mucho afecto" dice Joanne Howl, DVM, autora de La Vida de tu Gato. "Cuando un gato frota sus mejillas contra ti, te está dejando sus feromonas faciales, que son "hormonas de felicidad". Los gatos hacen esto cuando se sienten contentos y en paz.


El lamido es un gesto amistoso y de protección. Las gatas lamen a sus crías para higienizarlas y como masaje para que pueden expulsar la orina y excrementos. Los gatos machos también lo hacen con las gatas como muestra de ternura.

 

 

 

 

Educación del gatito

 

 

Respeta la psicología del gatito

 

La forma de enseñar a un gato difiere considerablemente con la que seguiríamos con un perro. Es contraproducente retenerle contra su voluntad, ni enseñarle con un periódico o abordarle de manera brusca. En seguida aprenden el significado de un “no” seco o un “chssss” prolongado.

 

 

 

 

Utilizar castigos indirectos

 

El disparo de agua a distancia (con una pistola) es uno de los métodos más eficaces para disuadir a un gato de una mala conducta. Él no relacionará esa lluvia repentina con ninguna persona y, por tanto, no lo hará cuando esté solo, ya que pensará que en cualquier momento le pueden volver a caer las indeseables gotas de agua.

 

Ser firmes con las decisiones

 

A la hora de fijar conductas debemos ser implacables en las órdenes: si estamos enseñándole a no subirse a la encimera de la cocina, nunca, nunca, flaquearemos en esta decisión. Con una sola vez que se lo permitamos echaremos por tierra todo el camino andado.

 

Para el éxito de la enseñanza, es imprescindible mostrarle cariño, paciencia, constancia, autoridad, repetición y premios, pero jamás castigos, pues esto sería contraproducente, y más bien alejaría al gato de la persona que así actúe.

 

Un gato no aprende como un perro, y jamás debe emplearse con él un elevado tono de voz, ya que esto les asusta, y les inspira miedo o agresión, y hace que su convivencia con las personas sea imposible.

 


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
© LAINEYDELMAR 2014 MURCIA DERECHOS DE COPYRIGHT