Salma y Enon de Lainey Del Mar

MORGANA de Lainey Del Mar
MORGANA de Lainey Del Mar
SIRA DE LAINEY DEL MAR
SIRA DE LAINEY DEL MAR
ALEK de Lainey Del Mar
ALEK de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DE LAINEY DEL MAR
DE LAINEY DEL MAR

Aaron de Lainey Del Mar

Hada de Lainey Del Mar

HIRSI DE LAINEY DEL MAR
HIRSI DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
ARÓN
ARÓN
NAYRA
NAYRA
CLOE
CLOE
♥

 

Cuidado

De

Los cachorros

 

 

   

Es fundamental mantener al gatito caliente en todo momento durante la primera semana de su vida.

 

Si sentimos que el cuerpo del gatito ha perdido temperatura, debemos proporcionarle ese calor de forma artificial:

 

  • colocando una bolsa de agua caliente debajo de la caja paridera

 

  • utilizando una manta eléctrica a la mínima potencia

 

  • con una lamparilla halógena

 

  • frotándolo de vez en cuando con nuestras manos o una toalla caliente y seca

Además de la temperatura, el segundo factor que debemos vigilar en un gatito de apenas unos días es su hidratación.

  

La hidratación podemos controlarla a simple vista, pues un gatito deshidratado presenta unos pliegues como de "ala de murciélago" al extender sus extremidades.

 

También notamos, al pellizcar suavemente la piel de su cuello, que esta queda arrugada y no desciende de forma natural.

  

Es muy importante mantener la caja paridera limpia y en un entorno tranquilo, en una zona de la casa sin corrientes pero bien ventilada.

 

No debemos agobiar a la madre constantemente, pero sí conviene vigilar estrechamente a los gatitos en la primera semana de vida, para poder controlar de inmediato cualquier eventualidad que pusiera en riesgo su vida.

 

En otras ocasiones, la madre gata encuentra poco conveniente el lugar que le hemos buscado a sus pequeños, por exceso de calor, o de frío, por humedad, corrientes... de modo que hemos de aprender también a "escuchar" a la sabia madre y no forzarla sin motivo a permanecer en un lugar que no sería bueno para sus crías.

 

Durante estas primeras semanas de vida, la madre es la fuente de alimentación del gatito. Su leche es suficiente para garantizarle un aumento de peso de unos 8-10 gramos diarios mínimo, (10-20gr).

 

 Por ello, hemos de proporcionarle a la gata lactante una alimentación equilibrada y completa y algunos suplementos vitamínicos (en especial, calcio y vitamina D),consultar al veterinario.

 

También es muy importante evitarle todo tipo de estrés a la gata, ya que en ese caso podría retirársele la leche, lo que pondría gravemente en peligro la vida de los gatitos.

 

No podemos descuidar su higiene, y se recomienda lavar los pezones con un algodón empapado en suero fisiológico estéril tibio.

 

Algunas veces, los conductos galactóforos se obstruyen y aparece una infección en las mamas: la temible mastitis.

 

Si la gata se queda sin leche por estrés o por sufrir una mastitis, en ese caso habrá que recurrir a la lactancia artificial.

 

 

 

-Hay que vigilar a los cachorros, para que los más vigorosos no se aferren a las mamas posteriores de la gata, que son las que más leche contiene, haciendo que haya una rotación que asegure la igualdad de nutrición a todos los cachorros.

 

- Si la madre es de pelo largo, desenredar los pelos alrededor de las mamas si éstos impiden que los cachorros lleguen a ellas.

 

- Si los gatitos, aún mamando se quejan como si estuvieran hambrientos, consultar rápidamente con el veterinario, pues puede haber algún problema en la leche de la gata, y se corre el riesgo de perder la camada.

 

- Hay que vigilar los ojitos de los gatitos. Son muy delicados, sobre todo cuando comienzan a abrirse, que es alrededor del décimo día de nacidos.

 

Los recién nacidos, no deben exponerse a la luz intensa, y si sus ojos presentan signos de inflamación o secreción anormal, debe consultarse al veterinario, no deben medicarse sin que el veterinario autorice el medicamento.

 

- Controlar las uñas de los gatitos, ya que si crecen demasiado, pueden dañarlos ojos de los hermanos y el vientre de la madre.

 

- Puede suceder que los gatitos presenten costras claras con pérdida de pelo alrededor de la boca. En mayor parte de los casos, se trata de la costra láctea, que desaparece con el crecimiento.

 

-No se debe agobiar a la camada, evitando acercarse a ella, y procurando tocar lo menos posible a los cachorros.

 

 

 

 

 

LAS PRIMERAS SEMANAS DEL GATITO.

 

 

 

 

 

LAS PRIMERAS 2 SEMANAS

 

 

Al nacer el sistema vesicular está ya operando desde hace diez días, la regulación térmica interna no está aún desarrollada, pero el gatito es capaz de dirigirse hacia su madre por termotactismo.
El olfato ya está presente,

permite al gatito ubicar las mamas.

Y abre los ojos hacia el séptimo/décimo día de nacer.

 

 

  DE LA 2º
A LA 5º SEMANA




Es el gran período de maduración del sistema sensitivo y el hecho más notable es a la cuarta semana el
inicio del destete y el comienzo de los juegos sociales.

 

El olfato está presente al nacer, alcanza su madurez a las tres semanas de edad.


El
oído, extremadamente rudimentario al nacer, se desarrolla rápidamente para permitir la orientación del gatito a los estímulos sonoros a partir del quince a los diecisiete días: a las cuatro semanas puede considerarse bien establecido.


La
vista se perfecciona rápidamente y permite al gatito localizar a su madre a partir de la segunda semana.

 

Muy rápidamente es capaz de evitar los obstáculos y la maduración visual finaliza al terminar la quinta semana, al aclarar el medio ocular.

 

Comienzan a salir los dientes de leche, que permitirán al gatito comenzar a tomar alimentos sólidos hacia las 4 o 5 semanas.

 

Los gatos tiene dos tipos de dientes; los deciduos o de leche y los definitivos. Los dientes de leche son 26 y salen a partir de las dos semanas, comenzando por los incisivos. Los dientes definitivos son 30 y los comienzan a cambiar a los tres meses y medio.

 

 

 

 

  

CUIDADO DE LOS GATITOS HUERFANOS

 

Durante el primer mes, y particularmente las tres primeras semanas, ellos necesitan de los cuidados de su madre para poder sobrevivir.

 

A veces ocurre que una gata rechaza a algún gatito, o no tiene suficiente leche para alimentar a todos o no puede cuidarlos por algún problema de salud.

 

Para que un gatito abandonado o rechazado sobreviva se requiere un ambiente apropiado, buena cantidad y calidad de nutrientes, un horario regular de alimentación, sueño, cuidados y ejercicio y el estímulo que provoca defecación y micción.

 

El trabajo será mucho más leve si consigues que su madre o una gata sustituta los cuide, limpie y les de calor, así solo te quedará alimentarlos.

Es muy frecuente que una gata adopte a otro gatito si es del mismo tamaño que los suyos.

 

Cuidar gatitos es una tarea que demanda mucho tiempo y dedicación, pero es muy gratificante ver crecer a los bebés sanos y fuertes.

 

Siempre que sea posible, hay que dejar que los gatitos tomen leche de su madre durante las primeras 12 horas, ya que en ese momento obtienen el calostro. Este es una leche que parece aguada y contiene los anticuerpos que protegerán al gatito contra las enfermedades infecciosas durante las primeras 4 a 6 semanas de vida.

 

Pasadas las primeras 24 horas, los bebés ya no son capaces de absorber estos anticuerpos en su intestino.

 

Si la madre no está disponible, tendrás que alimentar a los gatitos con biberón especial que se consigue en veterinarias o tiendas de mascotas.

 

Es importante no tumbar al gatito sobre su espalda, sino sobre el abdomen con la cabeza más alta que la cola. De este modo podrá tragar la leche sin atragantarse.

 

El agujero en la tetina debe permitir que cuando la pones hacia abajo, la leche salga de a una gota lentamente.

 

Si un gatito está muy débil y no puede succionar, te conviene que un veterinario le coloque un tubo nasogástrico y te enseñe a usarlo para poder alimentarlo hasta que esté más fuerte.

 

La mejor leche que puedes darle es la formulada especialmente para gatos. Contiene los nutrientes exactos que el gatito necesita para crecer.

 

Es mejor evitar la leche de vaca o usar una sin lactosa para que no vaya a darle diarrea.

 

Antes de darle su ración, calienta la leche a temperatura corporal, aproximadamente 38ºC, y agítala bien como se le daría a un bebé humano.

 

Es mejor dar menos cantidad en más cantidad de tomas.

 

Los gatitos sanos pesan entre 100 y 120 gramos al nacer. Aumentar de peso al menos 10 gr al día mínimo.

 

Deben verse rellenitos y firmes, estar tibios, tranquilos y dormir la mayor parte del tiempo.

 

Nacen con los ojos totalmente cerrados y los abren recién a los 15 días de edad.

Si están enfermos notarás un tono muscular débil, los verás flacos y con la piel muy seca y “pegada” al cuerpo,

 

Lloran mucho por hambre, frío o malestar. Si están bien no llorarán.

 

Si no reciben asistencia se van apagando, se vuelven comatosos y mueren.

 

En la primera semana de vida los bebés no son capaces de mantener su temperatura corporal, por lo que necesitan un ambiente entre 30 y 32ºC.

 

Hay que agregar una almohadilla térmica o bolsa o botella con agua tibia o cualquier otra fuente segura de calor.

 

En la segunda semana, la temperatura se puede bajar a 24ºC, y hacia la cuarta semana ellos ya pueden regular su temperatura aunque el ambiente esté más frío.

 

Otro aspecto importante es la estimulación del área anogenital después de cada comida. La madre lame a los gatitos en esta zona para estimular la defecación y orina, de modo que hay que reemplazarla en esta actividad.

 

El resultado se obtiene al frotar esta zona con un algodón húmedo y estimular en forma manual con un masaje descendente suave.

 

Después de la tercera semana los gatitos ya no necesitan este estímulo para evacuar.

 

Una vez por semana hay que limpiar todo el cuerpo con un paño húmedo tibio, simulando los lamidos de la madre.

 

Hacia los 20-25 días los gatitos ya pueden empezar a comer de un plato.

Puedes darles un pienso para gatitos molido y humedecido con agua tibia para formar una pasta.

 

Les encanta el alimento para niños de comida "potitos" de pollo y arroz, la leche siempre SIN LACTOSA, quesitos y jamón york o de pavo.

 

Cuando veas que se alimentan bien solos, puedes empezar a disminuir la cantidad de leche hasta destetarlos por completo hacia las 6 a 8 semanas de edad.

 

A partir de la tercera semana los gatitos aprenden a relacionarse con otros seres vivos. En este momento es bueno acariciarlos mucho, acostumbrarlos al contacto con personas o con otras mascotas para que luego sean adultos sociables y con un temperamento estable.

 

Por último, consulta con tu veterinario para desparasitar a los gatitos y calendario de vacunación

 

 

 

Periodo de sociabilización

 

 

Es el espacio de tiempo en el que el gatito está receptivo al aprendizaje.

 

Comprende de la segunda a la séptima semana de vida.

 

Todo lo que aprenda durante este período marcará las bases de su comportamiento futuro (que se relacione con perros, con niños, que aprenda los horarios, que se acostumbre al cepillado diario, que se le bañe: hay que hacerle natural todo aquello que le tocará vivir durante el resto de su vida)

 

 

 

¿GATITO O GATITA?

 

Los gatos tienen sus genitales cerca del ano, y aunque sea un
poco difícil ver estas diferencias cuando son recién nacidos, hay dos zonas fundamentales que hacen la diferencia entre gatito y gatita.


Para reconocer una hembra, veremos que la vulva está
inmediatamente por debajo del ano, no hay ningún espacio entre ellos y no sobresale.


 

Para reconocer un macho, entre el ano y los genitales hay un espacio, mínimo en el recién nacido, que corresponde a los testículos, y además, el pene dentro de su prepucio sobresale (muy poco en los neonatos).


 

Cuando ya son más grandecitos estas
diferencias son muchísimo más notorias, ya que en los machos veremos ese
espacio entre el pene y el ano ocupado por los testículos, que son fácilmente
palpables desde los primeros 40 días de vida.



 



En la hembra esto no ocurre y no hay espacios entre los
genitales y el ano.

 


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
© LAINEYDELMAR 2014 MURCIA DERECHOS DE COPYRIGHT