Salma y Enon de Lainey Del Mar

MORGANA de Lainey Del Mar
MORGANA de Lainey Del Mar
SIRA DE LAINEY DEL MAR
SIRA DE LAINEY DEL MAR
ALEK de Lainey Del Mar
ALEK de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
Nayra y Cloe de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
MAISHA de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DARKO de Lainey Del Mar
DE LAINEY DEL MAR
DE LAINEY DEL MAR

Aaron de Lainey Del Mar

Hada de Lainey Del Mar

HIRSI DE LAINEY DEL MAR
HIRSI DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
ARÓN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
NYLA YUMN DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
KITTY DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
CAICO DE LAINEY DEL MAR
ARÓN
ARÓN
NAYRA
NAYRA
CLOE
CLOE
♥

 

 

Alimentos prohibidos

y peligrosos

para el gato

 

 

 

 

 

 

   

UVAS Y PASAS

 

 

Algunos estudios recientes indican que estos productos pueden provocar fallos de riñón en las mascotas. Son muy peligrosas y tan sólo con ingerir una pequeña cantidad, si el animal es pequeño, tiene efectos muy dañinos, pudiendo causar daño hepático e insuficiencia renal.

 

Si nuestra mascota se ha intoxicado, presentará síntomas como: diarrea, vómitos, apatía y letargo, dolor en abdomen, polidipsia (bebe mucho). Si esto ocurre, deben acudir al veterinario para que le aplique un tratamiento cuanto antes.

 

 

CHOCOLATE

 

 

Es un alimento que dependiendo de la pureza que posea, y de la cantidad que nuestro perro o gato ingiera según su peso, tendrá consecuencias más o menos graves, pudiendo llegar a afectar al Sistema Nervioso Central, pulmones, riñones y corazón.

 

El componente que hace tan peligroso al chocolate es una metilxantina denominada teobromina, que según el tipo de chocolate su concentración varía, por ejemplo: el chocolate en polvo, el chocolate negro, o el chocolate de repostería son los que mayor concentración de Teobromina contienen, siendo los más peligrosos.

 

Cuando nuestra mascota ingiere chocolate, los niveles de Teobromina en la sangre persisten entre 14 y 20 horas, y para el hígado supone un gran trabajo conseguir eliminarla por completo.

 

Es muy peligroso.

 

Si nuestra mascota ingiere chocolate en una cantidad considerable (80-100 gramos por kilo corporal), no dude el llevarlo deprisa al veterinario, porque sin tratamiento está en peligro la vida de nuestro perro o gato, siendo los síntomas: vómitos, jadeo, diarrea, temblores musculares, incontinencia urinaria, nerviosismo.

 

Estos síntomas aparecen normalmente a las cuatro o cinco horas después de que haya ingerido el chocolate. Normalmente cuando hay descoordinación motora, el pronóstico suele ser muy malo, provocando normalmente la muerte del animal.

 

 

NUECES

 

Son TÓXICAS para los perros. Esto ocurre por su gran contenido en Fósforo, lo cual puede provocar cálculos en la vesícula. Son tóxicas las diferentes variedades de nueces.

 

 

CEBOLLA Y AJO

  

 

La creencia de muchas personas de que la cebolla o el ajo eliminan los parásitos NO es cierta.

 

El causante de la toxicidad de estos alimentos que generalmente creemos que son sanos para nuestras mascotas, se llama N-PROPIL DISULFIDA.

 

Administrado de forma regular o en una única toma pero en grandes cantidades, provoca anemia hemolítica (anemia de HEINZ), es decir, que destruye los glóbulos rojos provocando la falta de oxigenación al cerebro y a los órganos vitales.

 

Sus síntomas no aparecen inmediatamente, si no que se manifiestan pasados unos 5 días aproximadamente.

 

Los síntomas son: vómitos, diarrea, apatía y depresión, inapetencia, fiebre, dificultad respiratoria, color de mucosas pálidas o ictericia (mucosas amarillas), oscurecimiento del color de la orina.

 

En el caso de que observemos alguno de estos síntomas, tras haber ingerido cebolla o ajo, acudir urgentemente al veterinario para que le administre tratamiento, ya que cuanto más tiempo pase, más complicado será poner solución.

 

 

AGUACATE

 

En general los alimentos ricos en grasas NO son saludables para nuestras mascotas, ya que puede provocar problemas digestivos, pancreatitis, diabetes mellitus, hipotiroidismo, enfermedad hepática.

 

 

ALIMENTOS SALADOS CARNES SALADAS Y EMBUTIDOS

 

 

(jamón serrano, embutido, etc). Su peligrosidad es debida al elevado contenido de sal, y por el exceso de grasas. 

 

En los gatos provoca problemas renales. (sí podrá tomar los cocidos; jamón york, pavo, etc.)

  

Las carnes saladas tienen una mayor concentración de sal que la que el organismo del gato puede aceptar y podría provocarle hipertensión y graves problemas sistémicos.

 

 Los embutidos además de sal contienen una elevada cantidad de grasa que podría provocarles una pancreatitis.

 

 

HUESOS Y ESPINAS

 

 

Los huesos cocidos son muy peligrosos para nuestras mascotas, los huesos cocidos son los responsables de que a diario tengan que pasar nuestras mascotas por el quirófano, porque al ingerirlos hay mucha probabilidad de que queden atrapados en el tracto intestinal, boca o tráquea.

 

Todos son muy peligrosos, pero los de ave y conejo son más problemáticos, porque se astillan con más facilidad.

 

 Igualmente las espinas del pescado producen los mismos problemas. Si queremos que nuestro perro mastique alimento duro, en el mercado existen huesos y otros complementos preparados para este fin.

 

 

LECHE

 

 

La leche contiene lactosa, y nuestra mascota no posee las enzimas necesarias para descomponer la lactosa, lo cual le provoca diarrea, problemas gastrointestinales, vómitos. Si queremos darle a nuestra mascota algún lácteo, la mejor alternativa es el Kéfir, o la leche ya preparada especialmente para ellos; seguro que le encantará, y es mucho más saludable.

 

 

 

AGUACATES

 

 

Contiene mucha grasa, sobre todo la pulpa, podría provocar pancreatitis y serios trastornos estomacales.

 

 

 

PESCADO CRUDO


Además de contener el parásito llamado anisakis, que solo se elimina cocinándolo o a muy bajas temperaturas, también contiene una enzima que ocasiona deficiencia de vitamina B en el organismo.

 

 

 

PRODUCTOS AZUCARADOS Y AZUCARADOS CON XYLITOL


Los productos azucarados son perjudiciales para la salud del animal y los productos con xylitol son tóxicos.

 

 

 

HUEVO CRUDO

 

 

Mientras los huevos cocidos poseen una gran cantidad de proteínas el huevo crudo contiene una proteína llamada avidina, que puede competir con la absorción de la Biotina (Vitamina B), que es esencial para el crecimiento y pelaje. También es necesario recalcar la posibilidad e encontrar bacterias como la salmonella en los huevos crudos, pudiendo padecer efectos de intoxicación.

 

 

CUIDADO CON LAS CANTIDADES DE

HÍGADO Y ATUN

 

 

El hígado  es recomendable darlo en poca cantidad y cocido.

 

El atún preparado para las personas es muy peligroso para los gatos.

 

El músculo del corazón de los gatos necesita un aminoácido llamado taurina que es necesario para mantener un funcionamiento saludable, y este tipo de atún carece de este aminoácido y los gatos que comen en demasía, desarrollarán problemas de corazón.

 

Únicamente, se les puede dar atún preparado especialmente para ellos.

 

 

CAFÉ, TÉ O CUALQUIER BEBIDA CON CAFEÍNA

 

 

Al igual que el chocolate, la cafeína estimula peligrosamente el sistema nervioso central y el cardíaco, lo que puede provocar en cuestión de horas vómitos, hiperactividad, taquicardias e incluso la muerte.

 

 

LA SAL

 

La sal es un ingrediente que afecta en general la salud de cualquier animal, ya que causa trastornos a nivel circulatorio, provocando retención de líquidos, por lo que NO se recomienda darles sal.

 

 

 

El gato no debe comer

alimentos para perros

 

 

 

 

Los requerimientos nutritivos del gato son diferentes a los del perro, ellos requieren niveles más altos de proteínas que los perros,

 

los gatos deben tener incorporado un aminoácido llamado taurina en su dieta; los perros no necesitan ese aminoácido en la dieta porque su organismo lo sintetiza, proceso que no ocurre en los gatos.

 

Un gato que se alimenta con una dieta deficiente en taurina puede desarrollar una enfermedad grave del corazón y otros problemas de salud, actualmente casi todas los alimentos balanceados para gatos contienen el agregado del aminoácido taurina.

Los gatos requieren una concentración mayor de Vitamina A en la dieta, los perros pueden metabolizar el beta-caroteno como una fuente de Vitamina A, y los gatos no pueden hacerlo.

 

Los gatos no pueden sintetizar un ácido graso llamado araquidónico y debe estar complementado en su dieta; para los perros no es esencial tener este ácido graso en su dieta.

Así que, si a un gato se le permite comer una cantidad significante de comida del perro, estaría comiendo una dieta deficiente en muchos de los
nutrientes requeridos para un metabolismo normal.

 

 

Para la salud del minino, hay que estar seguro si está comiendo una dieta equilibrada o un alimento balanceado premium de alta calidad (recomendado).

 

 

Cuidado con los elementos tóxicos

 

 

Los gatos son animales muy cuidadosos a la hora de escoger qué van a comer. Sin embargo, aunque sean desconfiados, pueden sufrir intoxicaciones.

 

El hecho de lamerse vuelve peligrosos incluso ciertos medicamentos aplicados sobre la piel, como las preparaciones dermatológicas y las soluciones antiparasitarias.

 

Síntomas

Los síntomas de una intoxicación grave serán vómitos, náuseas, anorexia y diarreas, convulsiones, coma, temblor, agresividad, parálisis, entre otros comportamientos fácilmente identificables.

 

 

Intoxicaciones posibles

 

 

Algunos de los elementos más comunes de nuestro hogar pueden ser los más tóxicos y peligrosos para nuestro gato.

Las plantas son usualmente las que más peligro hacen correr a nuestra mascota.

 

Las siguientes son las que más en cuenta debemos tener para la prevención: las azaleas, jacintos, tulipanes, lirios, geranios, potos, crisantemos, flor de Pascua, ficus y el laurel, entre muchos otros.

 

http://laineydelmar.jimdo.com/plantas-y-flores-venenosas-para-los-gatos/

 

También hay alimentos tóxicos para nuestra mascota, como por ejemplo el tomate y las patatas (tomates verdes y patatas crudas), que contienen la sustancia tóxica llamada Solanina, a no ser que sean tratados como cuando los agregan a los piensos,

 

así como varias especies de setas que son tóxicas para los gatos, y puede causar shock o hasta la muerte. Mejor evitar cualquiera de ellas.

 

 

La carne de caballo o cerdo, no están indicadas en la dieta, pues éstas carnes causan toxicidad en el gato.

 

La grasa es generalmente beneficiosa para su mascota, sin embargo los glóbulos de grasa de origen porcino, son más grandes que las grasas de otras carnes y pueden ser absorbidas al torrente sanguíneo y quedad atascadas en los pequeños vasos sanguíneos causando embolias o cortes de circulación.

 

 

Trate de evitar los productos de cerdos, especialmente los tocinos, que por otro lado poseen gran cantidad de nitrato sódico que también puede producir problemas.

 

 

No dar al gato ningún residuo de nuestra comida, ya que esta contiene en muchas ocasiones gran cantidad de condimentos que le pueden afectar.

 

Otro tipo de intoxicación se da a través de INSECTICIDAS.

 

La utilización de los mismos puede ser peligrosa para los gatos ya que son muy sensibles a esta clase de productos, tanto que puede quitarle la vida. Cuidado con los productos de limpieza.


En muchos casos de envenenamiento en gatos se desconoce el veneno causante. Sin embargo, en una casa hay muchas sustancias que pueden resultar tóxicas para los gatos.

 

 

PRODUCTOS DOMÉSTICOS

 

 

Productos de higiene y limpieza

 

como lejía, líquidos y cremas de limpieza, desodorantes, desodorizadores, desinfectantes (particularmente compuestos fenólicos como “Dettol”, que hacen que el agua parezca lechosa), abrillantadores para metal o para muebles.

 

 

Productos para el automóvil

 

como anticongelante, líquido de frenos, gasolina, líquido limpiaparabrisas.

 

 

Cosméticos,

 

como tintes para el pelo, esmalte y quitaesmalte de uñas, crema solar.  

 

 

Productos de decoración,

 

como pintura, disolventes, aguarrás o conservantes de madera.

 

Otros productos,

 

como bolas de naftalina, revelador fotográfico, betún…

 

 

PLAGUICIDAS

 

 

Insecticidas

 

 

(venenos contra hormigas, avispas…), como los organofosforados o piretroides.

 

 

Molusquicidas

 

(para matar caracoles y babosas) como metaldehído y methiocarb.

 

 

Fungicidas

 

(para tratar hongos, por ejemplo el mildiu, el moho de los rosales) como el metil-thiophanage y el benomyl.

 

 

Raticidas

 

(venenos para ratas y ratones), como el brodifacum, difenacum, clorfacinona y coumatetralyl.

 

 

De todos los anteriores, los raticidas son los que con más frecuencia causan envenenamiento en los gatos, generalmente porque el animal ha cazado e ingerido una presa envenenada.

 

A veces los gatos también comen el granulado para caracoles, así que no deberíamos utilizarlo en los lugares al alcance del gato, es mejor utilizar productos líquidos.

 

El resto de plaguicidas normalmente son seguros para los gatos, siempre que se utilicen correctamente y se evite que el gato tenga contacto con el área tratada hasta que el líquido se haya secado por completo. Los concentrados deberían almacenarse en un lugar seguro, fuera del alcance de niños y mascotas.

 

 

Monóxido de carbono:

 

un gato queda expuesto a este gas a través de tubos de escape o calentadores que no funcionen adecuadamente. El monóxido produce somnolencia, debilidad, dificultad respiratoria, color rojo de la mucosa conjuntival y oral, incoordinación de movimientos, y muerte aguda; en el caso de que la dosis no sea letal, se produce una intoxicación crónica con síntomas como intolerancia al ejercicio, y reflejos posicionales y ambulatorios (al caminar) disminuidos.

 

 

Etilenglicol:

 

lo encontramos en anticongelantes para vehículos. Daña seriamente la función renal y produce depresión, vómitos, síntomas neurológicos como temblores, poliuria en las primeras horas para pasar después a no orinar, hipotermia, coma y muerte.

 

Plomo

 

con este producto se fabrican pinturas, arena, baterías, cemento y objetos emplomados como anzuelos, perdigones y pelotas de golf, así como comederos o bebederos satinados de forma inadecuada.

 

En primer lugar, afecta al aparato digestivo del gato produciendo vómitos y diarreas, anorexia y dolor abdominal, y después al sistema nervioso produciendo somnolencia, ceguera, convulsiones y muerte si no se trata o al menos desaparece la fuente de plomo del organismo.

 

 

MEDICAMENTOS DE USO HUMANO

 

  

También es común que le suministremos medicinas que son para uso humano, como por ejemplo paracetamol. Esto podría traer graves consecuencias.

 

Medicamentos humanos como laxantes, aspirina, antidepresivos, tranquilizantes etc.

 

Es sabido que los gatos tienen problemas para disolver y asimilar una serie de medicamentos en el hígado.

 

En el caso de la aspirina, esta se encuentra dentro del grupo de los fármacos más peligrosos y tóxicos para los gatos.

 

Entre sus graves efectos, la aspirina en gatos puede causar hemorragia en el sistema gastrointestinal y también reducir la actividad de la médula ósea, hasta llegar al punto de cesar por completo la producción de glóbulos rojos.

 

Por ello, es muy importante no darle jamás una aspirina al gato, bajo ningún concepto.

 

El antibiótico cloramphenicol también puede causar un efecto muy negativo sobre la médula ósea.

 

 

¿Cómo actuar frente a una intoxicación?

 

Primero que nada debemos evitar el vómito, ya que el tóxico dañará por partida doble el sistema digestivo de nuestro animal.

Si la intoxicación produce convulsiones, debemos llevarlo a un lugar adecuado en el que no sufra golpes.

Además es recomendable llamar al veterinario y dar información sobre que ha podido ingerir el gato, llevando muestra en una bolsa de plástico y leer la información sobre toxicología en el envase.

Si la intoxicación se inició a partir del contacto de la sustancia con la piel, lavaremos cuidadosamente al gato con abundante agua y una gasa si es una zona delicada.

Si la situación no presenta mejorías, debemos llevar al felino urgentemente al veterinario.

 

 

Los signos clínicos DE UN ENVENENAMIENTOS son muy variables y dependen del tipo de veneno.

 

Muchos tóxicos producen síntomas gastrointestinales (vómitos y diarrea),

 

otros producen trastornos neurológicos (temblores, incoordinación, convulsiones, excitabilidad, depresión o coma),

 

hipersalivación, síntomas respiratorios (tos, estornudos, dificultad respiratoria),

 

cutáneos (enrojecimiento, inflamación),

 

fallo hepático (ictericia, vómitos) o insuficiencia renal (aumento del consumo de agua,

 

falta de apetito y pérdida de peso).

 

Puesto que los venenos pueden actuar sobre varios órganos podemos encontrar cualquier combinación de los síntomas descritos anteriormente.

 

Es importante tener en cuenta que, aunque en la mayoría de los casos las intoxicaciones causan problemas agudos, también pueden producir problemas crónicos, que en general son aún más difíciles de reconocer y tratar.

 

 

   

 

DESPARASITACION CON PERMETRINA EN LOS GATOS PROHIBIDO

 

Esta sustancia utilizada para la desparasitación en perros no debe ser utilizada nunca en gatos, si conviven los dos juntos esté atento a las pipetas que utilice ya que en su relación de juegos podría igualmente intoxicarse.


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
© LAINEYDELMAR 2014 MURCIA DERECHOS DE COPYRIGHT